Dos decisiones que afectan tu vida:

Dos decisiones que afectan tu vida

 

Dos decisiones que afectan tu vida: Las decisiones son un proceso de selección que se efectúa en nuestra mente y nos permite escoger desde una hasta varias opciones y desde lo más simple, a lo más complejo, se trata de seleccionar lo más conveniente ante las diversas situaciones que enfrentamos en nuestra vida.

Mi padre, uno de los hombres más sabios que he conocido, solía decirme “Haces la guerra o te exilias”, realmente no entendía sus palabras hasta que comprendí que existen dos decisiones que afectan nuestras vidas y es muy importante saber reconocerlas.

De eso se trata la vida, de escoger lo que más nos conviene, lo que más nos favorezca o lo que menos nos perjudique y haga daño, he allí el dilema para lo cual nuestras experiencias anteriores nos sirven como guía a la hora de tomar decisiones.

¿Por qué dos decisiones? porque son dos caminos los que debemos recorrer para aprender, el camino positivo cuesta abajo y el camino negativo cuesta arriba.

Dos decisiones ineludibles:

  • Decisión más acertada: Este tipo de decisión se toma cuando pensamos y consultamos con nuestro corazón, analizamos lo que sucede y nos tomamos el tiempo para decidir, nos muestra desde muy dentro el deber ser, por lo tanto entendemos qué es lo más conveniente y esto nos da una sensación de seguridad, en el fondo sabemos que eso es lo mejor para nosotros.

Ejemplo: Estamos en medio de una discusión y en vez de echarle leña al fuego, preferimos callar y no responder, en ese momento pasan por nuestra mente imágenes de lo que podría suceder si seguimos alimentado las diferencias y creando discordia. Esto nos hace detenernos y al final saber que era lo más conveniente pues vamos a sentirnos liberados, justamente de eso se trata de sentirse bien y no de sentirse ganador.

Cuando la decisión tomada es la más acertada, las experiencias que nos tocan vivir son de una enseñanza increíble, a veces duras, pero convencidos de que era lo mejor que nos podría pasar y posteriormente se convierten en nuevas oportunidades positivas.

  • Decisión menos acertada: Es el tipo de decisión que tomamos porque nuestro ego nos empuja a tener siempre la razón, a querer ganar  y herir, a ver el tiempo como perdido, a ser más prácticos e inteligentes, supuestamente y al final esto no nos llena en lo absoluto,  al contrario nos genera conflictos, diferencias y pérdidas a veces irreparables.

Ejemplo: Estamos conduciendo un vehículo y de repente debemos devolvernos y en vez de llegar a la esquina cruzar para devolverme, decido dar la vuelta en el lugar donde estoy sin pensarlo mucho, ya que esto me ahorra 3 minutos de mi preciado tiempo, causando así una colisión por mi actitud negligente, que puede costarle la vida al otro conductor y sus acompañantes, o mi propia vida. Luego vienen los lamentos. Decidir por impulso puede cambiar tu vida para siempre negativamente.

Cuando la decisión tomada es la menos acertada de igual forma debemos afrontar las consecuencias, ver el aprendizaje detrás de la situación y saber que hemos escogido el camino más largo para aprender y con una gran cuota de dolor, siempre desde lo negativo las oportunidades estarán mucho más lejos.

En ambos casos se trata de aprendizajes en el recorrido de nuestra vida, encontrar la manera de hacerlo más o menos difícil solo depende de nosotros, existen muchos factores que afectan nuestra toma de decisiones, entre ellos nuestras creencias y hábitos de convivencia, ya que ellos nos hacen creer que lo que pensamos es lo correcto y no debemos cuestionarlo, son ellas las que deciden por nosotros en un estado de subconsciencia, cuando nos cuestionamos, comenzamos a despertar y a encontrar formas más asertivas para la toma de decisiones en nuestra vida.

Tres consejos claves para tomar decisiones asertivas:

  • Identifica antes de tomar la acción si es positivo o negativo, a quién afectas,  y piensa por un instante cómo te sientes. 
  • Analiza si te hace sentir bien, entonces es lo que debes hacer, si te hace sentir mal, no conviene. Pasea por tu mente rápidamente los diferentes escenarios y cómo te afectarían.
  • Evalúa, saca tus conclusiones y toma la decisión, te darás cuenta que la más asertiva siempre te indicará que era la mejor opción.

Con los años aprendes que encontrar armonía en lo que haces es la clave de una vida plena, algunos toman decisiones desde sus pensamientos y disparan lo que piensan sin medir consecuencias, otros en cambio prefieren tomarse el tiempo para visualizar esas posibles consecuencias consultando con su mente y corazón, de acuerdo a cómo se sientan, así deciden y actúan.

Positiva o negativa, dos decisiones que afectan tu vida, tú eliges cómo deseas vivir.

Piensa, siente y actúa este es el camino más asertivo a una vida mejor.

Resumen del libro Senderos de Sabiduría

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *