Aprendamos a convivir con un enfermo alcohólico

Aprendamos a convivir con un enfermo alcohólico

Aprendamos a convivir con un enfermo alcohólico

Este material está destinado no solo a  los familiares del enfermo alcohólico  sino a toda persona  interesada en esta temática.De esta forma espero acercar no solo información sino especialmente apoyo para muchas personas que desconocedoras de las diferentes caras de esta terrible enfermedad, asumen que lo que viven es lo normal y sin darse cuenta van dejando de lado sus sueños, sus esperanzas, su propia personalidad y lo que es más triste su valoración como ser humano, digno de todo lo mejor.

Lo primero que quiero decirles es que vuestro familiar tiene una enfermedad que se puede detener y eso solo cuando la persona decida hacerlo. Nada de lo que hagamos: Rogar, llorar, amenazar, agredir etc.etc. logrará esa decisión. Así como nuestro familiar DECIDIO VOLUNTARIAMENTE consumir, igualmente solo él o ella TENDRA QUE DECIDIR DEJAR DE HACERLO.

Sé que no es fácil admitir esta dolorosa verdad, porque parte de nosotros en este camino nos hemos convertido en los “protectores” y nos cuesta admitir que hemos fracasado. Ojala que vuestra soberbia no les haga una mala pasada y quieran seguir intentando cambiar lo incambiable (al menos de nuestra parte).

Sólo a partir del momento en que admitan sin dolor ni vergüenza su fracaso, recién entonces estarán listos para iniciar vuestro camino de recuperación (el de ustedes como familia) porque si no se han percatado muchísimas veces nosotros los familiares estamos más enfermos que nuestro adicto.

No me creen, es fácil comprobarlo. Ahí les paso algunos ejemplos:

  • Si nuestro enfermo se demora en regresar, nosotros perdemos el sueño, estamos atentos para ver la hora o el día en que regresa y en qué estado regresa.
  • Si alguien nos avisa que a nuestro enfermo lo llevo la policía, salimos corriendo y tratamos de convencer a las autoridades para que lo suelten y prometemos que no volverá a suceder.
  • Si viene el dueño de la bodega a cobrar lo que ha consumido nuestro enfermo, enseguida pedimos disculpas y pagamos el importe de la deuda.
  • Si nuestro familiar no puede ir a trabajar por los efectos de su consumo, nosotros llamamos a su jefe para justificar su inasistencia.

Estos son solo algunos ejemplos. Si alguien se siente  identificado, trate de admitir que estas reacciones no son las correctas sino el resultado de  nuestra convivencia con un enfermo alcohólico.

Hay necesidad de cambiar algunas formas y actitudes? Claro  y no por nuestro familiar, sino por el bien de nosotros mismos.Podemos hacerlo?  SI.  Con mucha paciencia y sobre todo perseverancia.Se animan? Espero que sí porque al fin y al cabo el beneficio es para nosotros y al empezar nuestra recuperación, también estaremos ayudando a nuestro enfermo.

Empecemos informándonos:

EL ALCOHOL: Es una sustancia que entorpece el funcionamiento del cerebro y provoca reacciones que pueden ir desde la deshibición hasta el coma.

Es un DEPRESOR del sistema nervioso central que adormece progresivamente el funcionamiento de los centros cerebrales superiores, produciendo deshibición conductual y emocional. NO ES UN ESTIMULANTE

Patologías provocadas por el consumo de alcohol

  • Riesgos cardiovasculares:
    • Hipertensión
    • Accidente cerebrovascular
    • Arritmia cardiaca
    • Coronariopatía.
  • Riesgos neuropsiquiatrico:
    • Depresión
    • Angustia y trastornos del sueño
    • Lesiones nerviosas
    • Epilepsia
    • Esquizofrenia
    • Tendencia al suicidio
  • Riesgos de trastornos gastrointestinales:
    • Cirrosis
    • Cáncer de hígado
    • Pancreatitis
  • Otros riesgos:
    • Vulnerabilidad del sistema inmunitario
    • Debilidad del sistema óseo
    • Diabetes
    • Trastornos de la sexualidad
    • Dependencia a la nicotina
    • Problemas laborales
    • Problemas de conducta durante el estado de ebriedad
  • Riesgos para los familiares o seres cercanos:
    • Violencia familiar
    • Maltrato infantil
    • Riesgos para la salud del bebe de una gestante alcohólica.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *